Nuevo cachorro en casa?

Uno de los errores mas comunes y peligrosos es el querer alimentar al nuevo cachorro apenas llega a casa. Esto es lo peor que podemos hacer y para rematar, con un alimento nuevo que nunca antes había probado.

Primer consejo, si el cachorro en su primer hogar estaba comiendo piedras, hay que seguir dando piedras,esto es metafórico, lo que quiero decir es que no hay que cambiar el alimento, no importa lo que esté comiendo.

El segundo consejo es no dar de comer apenas ha llegado el cachorro a casa, hay que esperar unas horas.

Tercer consejo, la primera comida dársela pasadas unas horas o la primera noche, debe de ser en poca cantidad (y la misma que estaba comiendo en su primer hogar). Que se quede con hambre. Aunque nos duela el corazón, un cachorro con algo de hambre no es problema, un cachorro con indigestión por exceso de comida tiene riesgo de muerte.

Es normal que coma como un león hambriento, en su antiguo hogar estaba acostumbrado a competir con sus hermanos por el alimento, el más lento comía menos. Si lo dejamos comer hasta reventar, quizá en pocas horas o días nos encontremos con que ya no quiere comer más, y esto puede ser por una indigestión.

Si queremos evitar este problema, es muy fácil, esperemos al menos seis u ocho horas, si el cachorro ha llegado tarde a casa, pues que no coma hasta la mañana siguiente. Dejemos que explore y conozca su hogar en las primeras horas, tiene un buen rato para entretenerse. Lo único que se permite es agua, que tome la que desee.

Comiencen con exactamente lo mismo que comía en su casa y pasados varios días (entre 5 y 10) comenzar a meter en pequeñas cantidades ya sea la croqueta que vamos a usar en casa o carne de pollo con una ligera cocción (podemos dar un leve hervor, nunca mas de 3 minutos, no necesitamos llegar a una cocción total, esto en caso de que vallan a iniciar con la dieta BARF).

Otra regla de oro en la alimentación del cachorro, y del adulto (y de nosotros 😎). Siempre es bueno que se quede con algo de hambre en vez de llenarse.

Antes de que llegue tu nuevo cachorro, hay una serie de cosas que tienes que preparar para tener la seguridad de que se sentirá cómodo y feliz en su nuevo hogar.

COMEDEROS Y BEBEDEROS

Utiliza comederos y bebederos que sean de acero inoxidable o de cerámica y con una base pesada. Los comederos y bebederos de plástico terminarán siendo probablemente juguetes masticables, y las marcas de los dientes pueden convertirse en un nido de bacterias. Si son más pesados, será difícil que tú o tu cachorro los volquéis por accidente.

Si tu cachorro tiene las orejas largas de manera que pueden sumergirse en la croqueta y el agua, existen unos comederos y bebederos especialmente estrechos para mantener sus orejas limpias y secas.

UTILIZA MORDEDORES

A los perros les encanta masticar y un cachorro al que le están saliendo los dientes masticará todo lo que encuentren sus mandíbulas. Si quieres proteger tus calcetines, tus zapatos o tu sofá, compra una selección de mordedores para que tu cachorro ponga a prueba sus dientes con ellos. Asegúrate de que sean no tóxicos, duraderos y no demasiado duros para la dentadura del cachorro. No dejes nunca al cachorro solo con algún objeto que se pueda atravesar en su garganta, romperse en su boca o electrocutarle.

JUGUETES PARA EL PERRO

Hay una enorme variedad de juguetes para perros. Mira en tu tienda de animales más cercana o en Internet: encontrarás anillos, pelotas, eslingas, mordedores y discos voladores. Todos ellos están diseñados para hacer que las sesiones de juego y adiestramiento sean más divertidas tanto para ti como para tu perro.

PRODUCTOS DE ASEO

Para tu cachorro, ( en caso de ser peludo ) el acicalamiento no consiste solo en desenredar su pelo y hacer que tenga mucho mejor aspecto, sino que es una experiencia vinculante que le recuerda a cuando estaba con su madre, compra en tu tienda de animales un peine o un cepillo y planifica sesiones diarias de acicalamiento. Diferentes pelos necesitarán diferentes tipos de cepillo. Pide consejo a los dependientes de la tienda de animales, al criador de tu cachorro o a otros dueños con perros como el tuyo.

Tendrás también que cortarle las uñas y bañarle de vez en cuando, así que te merece la pena comprar un par de tijeras de uñas y también algún champú para perros.

PROTECCIÓN PARA ESCALERAS

Escaleras, balcones y estanques deben estar todos ellos fuera del alcance de un cachorro curioso. Si colocas en un lugar estratégico una protección para escaleras como las que se usan con los niños pequeños, te ahorrarás el trabajo de no tener que estar vigilándole. Una valla puede ayudar también a proteger tu mobiliario y tus posesiones del instinto irrefrenable de masticación de tu cachorro.

USO DE UNA JAULA

Es posible que te hayan dado una jaula para el transporte del cachorro a casa. Siempre que la jaula sea suficientemente grande como para que el cachorro pueda moverse cómodamente, podrás utilizarla también en tu casa. Los perros odian hacer sus necesidades en su propia cama, por lo que una jaula es una ayuda excelente para enseñarles a controlar sus necesidades en las primeras semanas cuando el cachorro se está adaptando a su nueva rutina. Puedes utilizarla también para llevarlo en coche a explorar nuevos paisajes y sonidos. Por la noche, haz que tu cachorro duerma en la jaula y, siempre que lo dejes salir a intervalos adecuados, no se harán sus necesidades en el suelo.

COLLAR Y CORREA

No podrás sacar a pasear a tu nuevo cachorro hasta que no le hayan puesto todas las vacunas o mínimo su primer cuadro, eso recomiendo yo. Puedes aprovechar ese tiempo para que se acostumbre a ir con collar y correa. De esta forma, no serán un problema cuando tenga que explorar el mundo exterior.

Hay collares y correas de distintos materiales. Se recomiendan los collares ajustables de nylon o piel suave, ya que crecen con el cachorro. Ajusta la hebilla de modo que quepan fácilmente un par de dedos entre el collar y el cuello del cachorro. Comprueba cada cierto tiempo que el collar no esté demasiado apretado. Te sorprenderá lo rápido que crece el cachorro.

Si tienes un perro pequeño, como un terrier enano o razas muy pequeñas, puede que prefieras utilizar un arnés para proteger mejor su delicado cuello.

LA PRIMERA VISITA AL VETERINARIO

Tan pronto como tu perro se acostumbre a ti y a su nuevo hogar, llévalo de visita al veterinario. Además de hacerle un chequeo general, tendrás que hablar con él sobre desparasitación, vacunaciones y sobre la implantación de un microchip.

Lleva contigo algunos premios y hazle muchas caricias a tu perro. Con el veterinario adecuado y una actitud positiva, el viaje al veterinario puede ser una experiencia divertida para tu perro, en lugar de temible.

Estos son algunos tips y pasos a seguir. Muy poca gente se preocupa por la llegada del cachorro aunque es un tema muy importante.

FUENTE COFFE GARCIA MARTINEZ